La temida derrama

derrama

Una derrama es un gasto extraordinario o no previsto que se puede producir en una comunidad de propietarios, que surge ante la necesidad de realizar algún trabajo de instalación, obra, reparación, sustitución, renovación, etc, en el inmueble que no puede ser abonado con los fondos ordinarios. Para ello, la Junta de Propietarios decide fijar una cuota extra al que deben hacer frente los vecinos.

La derrama debe ser sometida a junta de propietarios, donde se explicará el por qué de la necesidad de realizar los trabajos, se aportarán informes y presupuestos que ayuden a tomar la mejor decisión posible, así como fijar la correspondiente cantidad extra para la derrama y los plazos para abonarla. Es habitual que la cuota sea del mismo importe para todos los vecinos. En el pago se diferenciará la cuota ordinaria del pago de la ordinaria de comunidad.

Una vez aprobada en Junta, es obligatorio cumplir con los pagos de esta derrama por parte de todos los propietarios. Todos estarán obligados, tanto los que hayan votado en contra, como los que no han estado en la reunión.

Para aquellos que hayan votado en contra de la derrama, siempre tienen la opción de impugnar judicialmente la misma.

Si se da el caso que quedase remanente una vez finalizados los trabajos, ese importe sobrante se repartiría entre los vecinos o quedaría como fondo comunitario, según se acuerde.

La LPH en cuanto a la aprobación de dichos trabajos indica lo siguiente:

– Serán obligatorias para todos los propietarios las obras necesarias de mantenimiento del inmueble y sus servicios, la junta es quien decide la necesidad o no de estas obras.

– Las obras para adecuar el inmueble para personas mayores de 70 años o personas con discapacidad no necesitan acuerdo y serán obligatorias siempre que su coste repercutido anualmente, y una vez descontadas las posibles ayudas públicas, no superen el limite de 12 mensualidades ordinarias en gastos comunes (tema tratado en este post de adaptación de las comunidades).

– Las obras de mejora no necesarias, calificadas como “mejoras”, si son aprobadas en junta se deberán pagar por la totalidad de los propietarios si el coste no supera 3 mensualidades de gastos ordinarios.

– Las obras destinadas a instalación de antenas comunitarias, paneles solares, etc, solo serán pagadas por las personas que quieran disponer de ellas.

utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento,para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra POLÍTICA DE COOKIES